Viernes 18 de Agosto de 2017

Vive en la boca y ataca al corazón

Valora este artículo
(0 votos)
Una bacteria que se aloja en la boca puede producir problemas circulatorios y hacer que se bloquee el paso de la sangre hasta el corazón o el cerebro. Así lo ha comprobado un nuevo estudio que demuestra, una vez más, porqué es importante mantener las encías y los dientes limpios y saludables.


Una visita al dentista puede beneficiar mucho más que simplemente la condición en la que se encuentra tu boca. Se sabe desde hace tiempo que las infecciones en la boca pueden tener un impacto profundo en todo el cuerpo. Por ejemplo, las personas con diabetes tienen más posibilidades de desarrollar enfermedades en las encías como la gingivitis, que se caracteriza por el enrojecimiento, la irritación  y la inflamación de las encías, así como el sangrado de las mismas al cepillarse los dientes.

Otros estudios relacionan los problemas en la boca con la pérdida de la memoria, la demencia y los problemas cardíacos. Es el caso de la investigación que te contamos en este otro artículo de vidaysalud.com, según la cual cepillarte los dientes después de cada comida disminuye las posibilidades de que sufras un ataque cardíaco.

Ahora, un nuevo estudio nos da más información sobre este tema: ha comprobado que cierto tipo de bacteria bucal (conocida como Streptococcus gordonii, que contribuye a que se forme la placa en la superficie de los dientes), puede a su vez propiciar la formación de  coágulos en la sangre y causar problemas graves en el corazón si la bacteria entra al torrente sanguíneo a través de las encías lastimadas.

¿Cómo lo hace? Al parecer, esta bacteria puede producir una molécula en su superficie que le permite imitar a una proteína humana, el fibrinógeno, que participa en el proceso de la coagulación de la sangre. Al activar las plaquetas, éstas se van aglomerando al punto de formar coágulos que se van acumulando dentro de los vasos sanguíneos inflamándolos al punto de bloquear el flujo de sangre al corazón o al cerebro. La inflamación también puede afectar a las válvulas cardíacas (causando una condición que se conoce como endocarditis).  La bacteria no solo se “disfraza” de fibrinógeno, sino que cuenta con la protección de los propios coágulos que ayudó a formar, ya que éstos le sirven de escudo ante el sistema de defensas del cuerpo y de los antibióticos que se usan para tratar las infecciones.  Por eso, una vez identificado el proceso que conduce a la formación de coágulos y de la inflamación de las válvulas, lo ideal es eliminar la bacteria en la propia boca y evitar que se “cuele” dentro del organismo a través de encías dañadas, provocando daños más intensos y peligrosos a la salud.

Estos resultados fueron presentados en una reunión de la Sociedad de Microbiología General (Society for General Microbiology) que se realizó a fines de marzo de este año en Dublín, Irlanda, por un grupo de investigadores del Colegio Real de Cirujanos de Irlanda y de la Universidad de Bristol en el Reino Unido.

Estos hallazgos suman nuevos datos que, si bien deben ser considerados como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales, nos recuerdan la importancia de mantener una buena salud bucal, algo que puedes hacer siguiendo algunas sencillas practicas en casa. Por ejemplo:

  • Cepíllate los dientes dos veces por día, con una pasta dental con fluoruro.
  • Utiliza hilo o seda dental diariamente (mínimo una vez por día).
  • Limita los alimentos azucarados entre comidas.
  • También limita el consumo de vino, café y otras bebidas que puedan manchar tus dientes.
  • No fumes ni mastiques tabaco.
  • Revisa tu boca regularmente y fíjate si tiene llagas que no se curan, si tus encías están irritadas o si notas otros cambios y notifícale a tu dentista.
  • Pregúntale a tu médico si tus medicamentos tienen efectos secundarios que pudieran  dañar tus dientes (algunos medicamentos, por ejemplo, pueden hacer que tengas la boca seca).

Además, no te olvides de visitar al dentista u odontólogo con regularidad, para hacerte chequeos que te ayuden a detectar posibles problemas antes de que aparezcan los síntomas. Esto es fundamental para proteger a todo tu organismo y muy especialmente, a tu corazón.
Visto 3299 veces
Selecciona el sitio web que deseas visitar