menudeportes ags hovermenudeportes 03

Martes 27 de Junio de 2017

Alivia la inflamación muscular

Valora este artículo
(0 votos)
Un masaje siempre viene bien, y más aún cuando los músculos están tensos y adoloridos. Después de una intensa sesión de ejercicio, los masajes pueden lograr algo más que una sensación de bienestar. Un nuevo estudio ha demostrado que también logran mejorar los músculos a nivel celular y que pueden actuar en la reducción del dolor de manera similar a los calmantes anti inflamatorios no esteroides más comunes.


Hay masajes con presión o sin presión, con golpecitos suaves, con calor o con lociones de aromas agradables.  Los más efectivos son los que brindan los profesionales entrenados para ello, pero no faltan las personas bien intencionadas que, aún sin un entrenamiento oficial, quieren que su pareja o un familiar querido que siente dolor  se relaje y se libere del estrés aunque sea unos minutos.

Existen 200 tipos de masajes diferentes, que en general, son placenteros y brindan una sensación agradable a quien los recibe. Sin embargo, todavía es difícil que se reconozca a la terapia de masajes como un tratamiento médico. De hecho, muchos seguros no los reconocen como parte de sus servicios, a menos que hayan sido indicados por un profesional.

Para derribar este prejuicio, un grupo de investigadores del Instituto Buck de Investigación sobre el Envejecimiento, de la Universidad de California, en Estados Unidos, y de la Universidad de McMaster en Ontario, Canadá, se dedicaron a estudiar el efecto que los masajes profesionales tienen a nivel celular, luego de que una persona practica algún ejercicio vigoroso.

Para ello, convocaron a once deportistas jóvenes, del sexo masculino, y les aplicaron masajes profesionales del tipo sueco en una de sus piernas, luego de que los jóvenes se ejercitaran hasta el agotamiento en una bicicleta estática. Para evaluar los cambios que podrían ocurrir, los especialistas tomaron distintas muestras del tejido de los cuádriceps (que es el músculo grande que se encuentra arriba de la rodilla), en varios momentos: antes del ejercicio, a los 10 minutos del masaje y después de 2,5 horas de recuperación.

Según los resultados, que fueron publicados en la revista Science Translational Medicine, los masajes después del ejercicio lograron reducir la inflamación y promover el crecimiento de nuevas mitocondrias (que son las estructuras que producen energía dentro de las células) en el músculo.

Además, los investigadores agregaron que la disminución del dolor que se asocia al masaje puede involucrar el mismo mecanismo que los de las drogas anti-inflamatorias no esteroides convencionales, el ibuprofeno (a la venta también como Advil ), el naproxeno (Aleve) y el diclofenac (Voltaren®), entre otros.

De ser así, los posibles beneficios del masaje podrían ser útiles para varios tipos de condiciones musculares como las que sufren los ancianos, las personas que tienen lesiones en los músculos y las que tienen alguna enfermedad inflamatoria crónica, como la artritis y la fibromialgia. De acuerdo a ellos, estos hallazgos pueden servir como una razón válida para que las terapias de masajes se incluyan dentro de los servicios de salud.

Por el momento, si deseas o necesitas recibir masajes, asesórate bien antes de seleccionar al profesional y asegúrate de que tenga certificados aprobados que te den garantía del servicio que vas a recibir.

Ten en cuenta que los masajes hechos en casa pueden lastimarte o producirte más dolor, y si lo haces a modo de mimos siempre deben ser suaves. Si piensas ir con un profesional, recuerda que si bien la terapia de masaje es por lo general segura, en algunos casos puede ser peligrosa. Por eso se recomienda que consultes con tu médico si tienes alguna enfermedad en los vasos sanguíneos o en el sistema circulatorio, si tienes un dolor de espalda severo, fiebre o escalofríos.

Si tienes la piel irritada, quemada o lastimada, no debes recibir masajes en esa zona. Y tampoco se recomienda que recibas masajes durante los tres primeros meses del embarazo. En todo caso, si tienes dudas sobre si puedes o no recibir masajes, no te quedes con ellas y consúltalas con tu médico. Quizás pronto puedas disfrutar de una placentera sesión de masaje después de tu rutina de ejercicios y obtener sus beneficios.
Visto 2295 veces
Selecciona el sitio web que deseas visitar