menudeportes ags hovermenudeportes 03

Sábado 24 de Junio de 2017
Salud
Cada vez que comes un rico bocadillo o bebes un trago de jugo o zumo de frutas, tu cuerpo empieza a trabajar para procesar las sustancias nutritivas que acabas de ingerir. Ese proceso es el metabolismo, y a través de él tu cuerpo recibe energía y el combustible que necesita para vivir. Aquí te damos algunos consejos para activarlo y hacerlo más eficiente. Aprende a acelerar tu metabolismo.
¿Todas tus amigas ya son mamás, y tú no logras quedar embarazada? Si el médico no te ha encontrado ningún problema, tal vez la respuesta esté en tu gimnasio.
¿Te interesa comer saludable pero a la vez te interesa cuidar la economía de tu hogar? Haces muy bien. Puedes preparar los platillos que te agradan y les gustan a tus hijos y a tus familiares, logrando tu objetivo. Aquí en Vida y Salud te decimos cómo.



En estos días, debido a la economía lenta, todos estamos cuidando nuestras moneditas. Pero cuando se trata de cocinar no queremos sacrificar el sabor y la calidad de nuestros alimentos.  Sigue estos consejos y ahorra en el supermercado.

  1. Planea con anticipación.  Prepara el menú para la semana y haz una lista de las compras. Esto te evitará que compres alimentos impulsivamente que no necesitas. Y recuerda que es mejor que vayas sola.
  2. Compra al por mayor. Unas buenas opciones son los granos, pastas, salsa de tomate,  nueces y frutas secas. El ahorro lo verás a largo plazo, pero ¡lo verás!
  3. Elige alimentos genéricos.  El valor nutritivo es el mismo sea enlatado, congelado o en bolsa. No gastes tu dinerito en el lugar equivocado.
  4. No te olvides de los alimentos básicos.  Una alimentación  nutritiva y saludable incluye carbohidratos, proteínas, grasas saludables y agua. Entre los carbohidratos: el arroz moreno, los camotes (batatas) y la avena son buenas opciones y son baratísimos. En el grupo de las proteínas, los huevos,  el pescado en lata, como el atún, el salmón y las sardinas  son súper saludables y riquísimos. También las legumbres como las lentejas, los frijoles (las habichuelas), los garbanzos, etc.  son cómodos, buenos para tu corazón y son altos en fibra, proteína, hierro y bajos en calorías.
  5. Obtén la tarjeta del supermercado. Algunas tarjetas hasta te dan dinero en forma de certificado una vez que has gastado una cantidad fija.  Te toma 5 minutos y ¡es gratis! Y no te olvides de usar cupones.
  6. Visita los mercados de los agricultores y compra frutas y verduras de la estación. Verás que es fácil mantenerte saludable y tener tu presupuesto en orden. Por ejemplo, en el invierno compra: naranjas,  manzanas, kiwis, espinacas y brócoli. En la primavera: uvas, mangos, fresas, sandia,  papas (patatas), y zanahorias.  En el verano, papas, tomates, aguacates (paltas), duraznos (melocotones). Finalmente, en el otoño: zanahorias, brócoli, peras, kiwis y melón son buenas opciones.
Varios estudios han demostrado que un consumo elevado de carne roja puede incrementar el riesgo de  desarrollar cáncer y enfermedades del corazón, mientras que reemplazarla por otras fuentes de proteínas con menos grasa, como el pescado y los frutos secos, puede disminuir las posibilidades de tener esos problemas de salud y extender los años de vida.
¿Estás listo(a) para hacer ejercicio? ¡Te felicito! Es uno de los requisitos principales para tener una buena salud. Pero ¡cuidado! No creas que simplemente ponerte un par de tenis o inscribirte en un gimnasio lo harán todo por ti. Más allá de la voluntad, debes evitar caer en ciertos errores que cometen especialmente los principiantes, cuando se trata de hacer ejercicio. Toma nota y no caigas en ellos, para sacarle el mejor provecho a tu rutina.
Pocas personas se resisten al sabor del azúcar. Si tú eres uno de esos “adictos”, pero endulzas tu café y preparas tus postres con edulcorantes artificiales para evitar los problemas relacionados con el azúcar, es bueno que conozcas los pros y los contras de esas sustancias para decidir si te convienen o no.

Los edulcorantes artificiales son sustancias que endulzan, sin valor nutritivo, preparadas a base de componentes químicos con muy pocas calorías, que te permiten darles sabor dulce a los alimentos sin los problemas relacionados con el azúcar, como la obesidad (con sus secuelas) y las caries dentales. Actualmente se encuentran en miles de productos, aunque la opinión de la comunidad médica está dividida en cuanto a su uso: una parte está de acuerdo y otra en contra. Aquí tienes una relación de los endulzantes más usados:

  • Sacarina. También conocida como Sweet and Low, Sweet Twin, Sweet ’N’ Low y Necta Sweet, entre muchos otros nombres.

Pros. No contiene calorías ni eleva el nivel de azúcar en la sangre, y es de 200 a 700 veces más dulce que el azúcar de mesa (sucrosa), aunque puede dejar un gusto algo amargo en la boca.

Contras. Unos estudios realizados en ratas demostraron que la ingestión de sacarina producía tumores en la vejiga de algunas. Pero de acuerdo con más de 30 estudios posteriores, no ocurría lo mismo en los seres humanos. Muchos consideran, sin embargo, que se necesitan más estudios para asegurar que no afecta a las personas.  Otros problemas son las reacciones alérgicas, que incluyen dolores de cabeza, dificultades respiratorias, erupciones y diarrea. También se sospecha que la sacarina en las fórmulas para bebés puede causar irritabilidad y disfunción muscular. Por eso, muchos creen que ni los bebés, ni los niños, ni las mujeres embarazadas deben usarla.

  • Aspartame. Se conoce también como Nutrasweet, Equal y Sugar Twin, entre otros nombres.

Pros. Tiene calorías, pero como es de 160 a 220 veces más dulce que la sacarosa (o sucrosa, que es el azúcar común de la caña de azúcar), se necesita muy poca cantidad para endulzar un producto y esas calorías apenas cuentan.

Contras. Aunque su uso está aprobado en más de 100 países y un editorial del British Medical Journal afirma que no hay evidencias que relacionen el aspartame con el cáncer, la pérdida de cabello, la depresión, la demencia y las alteraciones de la conducta, es uno de los endulcorantes  más controversiales. Las personas que padecen de fenilcetonuria (FCU), un desorden genético no pueden usarla (ellos acumulan los aminoácidos fenilalanina y en menor cantidad L-tirosina en la sangre). Otros estudios relacionan el consumo de aspartame con mareos, vómitos, náuseas, pérdida de la memoria, visión borrosa, ataques de ansiedad, esclerosis múltiple, lupus y varios tipos de cáncer. Aunque la Agencia de Alimentos y Medicamentos Estadounidense (Food and Drug Administration (FDA) afirma que las investigaciones sobre el aspartame indican que ponen en riesgo la salud, la controversia sigue.

  • Sucralosa. Es el endulzante no nutritivo más nuevo en el mercado. Se usa solo o en Splenda y es 600 veces más dulce que la sucrosa.

Pros. Cuando se usa sola, tiene muy pocas calorías. Los estudios revisados por la FDA en animales y seres humanos determinaron que la sucralosa no tiene riesgos carcinógenos, reproductivos ni neurológicos.

Contras.
Aunque la sucralosa se fabrica del azúcar, el resultado final no es “natural” (está tratado con varias sustancias químicas). El cloro es el más peligroso de sus componentes, ya que se considera un carcinógeno, que se ha usado en gases venenosos, desinfectantes, pesticidas y plásticos. Se han mencionado algunos síntomas relacionados con la sucralosa, como problemas intestinales (gases, inflamación, diarrea, náuseas), irritaciones de la piel, tos, dolores en el pecho, palpitaciones, ansiedad, depresión y picazón en los ojos.

La Splenda en particular no contiene sólo sucralosa. Sus otros dos ingredientes (dextrosa y maltodextrina) son carbohidratos, que sí contienen calorías. Si padeces de diabetes o tienes tendencia a subir de peso, debes tener cuidado al usarla.

  • Acesulfame K. Aparece también en las etiquetas como acesulfame potassium, Ace-K y Sunett.

Pros. Es 200 veces más dulce que la sucrosa, y se usa mucho para realzar los sabores y preservar el sabor de los alimentos dulces.

Contras. El principal problema del acesulfame K es que faltan estudios y pruebas para determinar si es dañino. Contiene cloruro de metileno, un carcinógeno que, usado a largo plazo puede causar dolores de cabeza, depresión, náuseas, confusión mental, cáncer y problemas visuales, hepáticos y renales.

  • Neotame. La FDA aprobó en 2002 esta versión de aspartame sin los daños para las personas con fenilcetonuria (FCU).

Pros. Es mucho más dulce que el aspartame, con una potencia de 7,000 a 13,000 más dulce que la sucrosa. El neotame se usa para realzar el sabor de los alimentos, y el laboratorio que lo fabrica afirma que es seguro para las personas de todas las edades,  incluyendo las mujeres embarazadas o que están lactando. También puede usarse para cocinar.

Contras
. El neotame entró en el mercado más discretamente que los otros endulzantes. Aunque su página de Internet (o página Web) afirma que más de 100 estudios muestran que es seguro para todos, dichos estudios no están disponibles para el público. Sus oponentes dicen que los estudios no se han hecho para determinar los daños que puede causar a largo plazo, y que su similitud con el aspartame puede significar que tenga los mismos problemas. Por la falta de estudios independientes, no hay manera de saber si en realidad es seguro para todos.

¿Te es difícil todavía decidir si te conviene o no utilizar edulcorantes artificiales? Es lógico, porque como ves, existe cierta confusión sobre su seguridad, en parte debida a la falta de estudios a largo plazo. Pero la mayoría de los médicos aprueban su uso, con un  requisito: si los utilizas, hazlo con moderación.
Cada vez son más los médicos y profesionales de la salud que les indican a sus pacientes que hagan ejercicios físicos de manera rutinaria, como parte del tratamiento. ¿Y a ti, ya te han recetado una rutina de ejercicios?
Los alimentos nos proporcionan todos los nutrientes necesarios para que el cuerpo se desarrolle normalmente y que cada órgano funcione de manera correcta para así mantener una buena salud y un buen estado físico. Las proteínas, específicamente, son necesarias para fortalecer y mantener los huesos, los músculos y la piel, entre otras funciones. Descubre cómo llevar una dieta rica en proteínas, de forma correcta.
Comer es un placer y una necesidad. Tu cuerpo necesita nutrientes para poder desarrollarse y  funcionar correctamente, pero hay alimentos que cuando los comes en exceso pueden causar malestar y enfermedades, sino en el momento, a largo plazo. 
Retomar una rutina de ejercicios luego de haber pasado mucho tiempo sin actividad o de haber tenido que abandonarla por alguna circunstancia (lesión, enfermedad, cirugía o embarazo, por ejemplo), puede ser muy saludable. Pero si te precipitas, también puede resultar peligroso. Muchas personas pretenden hacer lo mismo que antes desde el primer día y eso no es conveniente. Aquí te contamos algunas consideraciones que debes tener en cuenta para no lastimarte, y volver al ejercicio después de un periodo prolongado sin actividad.
Página 6 de 19